¿Seguro médico o accidente?

A menudo, estas dos coberturas se confunden, pero cada una de estas pólizas sirve para eventos precisos y diferentes.

¿Hay una diferencia entre una póliza de seguro de accidentes y una póliza de seguro médico? ¿Son la misma cosa o cubren cosas diferentes?

En primer lugar, es bueno distinguir el significado de:

  • Enfermedad cubierta por el seguro de enfermedad
  • Accidente cubierto por la póliza de accidentes
  • El accidente es un acontecimiento de particular violencia externa, mientras que la enfermedad es una alteración del estado de salud interno.
  • Es importante distinguir las dos cosas porque ambas son asegurables, pero forman parte de coberturas, garantías y pólizas diferentes.

¿Qué cubre el seguro de accidentes y qué cubre el seguro de enfermedad?

La póliza de accidentes se dice que tiene un objetivo «indemnizatorio», ya que su objetivo es indemnizar al lesionado. En pocas palabras, la compañía de seguros envía un cheque al asegurado para asignarle una cantidad de dinero en virtud del hecho de que se ha hecho daño.

En cambio, la póliza de seguro médico tiene por objeto cubrir los gastos de tratamiento. En este caso, es muy probable que el asegurado no vea ningún cheque, pero la compañía de seguros pagará directamente la instalación (hospital, clínica) por los gastos relacionados con el tratamiento o la intervención quirúrgica necesaria. Entre estos gastos se encuentran, por ejemplo, la tasa de estancia en la estructura, la remuneración del equipo médico, el quirófano, los medicamentos y los exámenes diagnósticos (pre y post intervención).

Por lo tanto, si desea obtener una indemnización en caso de que se haga daño jugando al tenis pero, al mismo tiempo, cubrir los gastos de hospitalización de una operación de apendicitis tendrá que firmar dos pólizas: una «accidentes» en el primer caso y una «sanitaria» (también llamada «enfermedad») en el segundo. Como se demuestra, puede haber muchas diferencias entre los distintos tipos de seguros y cualquiera de ellos deberá ser escogido teniendo en cuenta las necesidades particulares de cada uno, de su familia o de las circunstancias que se tengan en determinados momentos. Hay que elegir, pero pensando la elección.

En resumen: si se cae de la escalera y se rompe una pierna, es una lesión, pero si se le diagnostica una insuficiencia renal, se trata de una enfermedad. ¿Se nota la diferencia?