Seguros de vida: menos caro de lo que se podría pensar

Cada día cuidas a la gente que amas, a tus padres, a tu pareja, a tus hijos.

Son personas que confían en ti, en tu presencia y en el apoyo económico que les puedes ofrecer, para hacer frente no sólo a los gastos cotidianos, sino también a los proyectos más importantes como la hipoteca sobre la vivienda o los estudios universitarios.

¿Has pensado en su protección?

Hoy en día puedes elegir proteger su bienestar incluso si ya no puedes ocuparte de su manutención o en caso de prematura desaparición.

Claro, podrías ahorrar y acumular, día tras día, un montón de dinero… por si te pasara algo. Pero piénsalo un momento: para acumular un capital importante, deberías renunciar a algo: quizás al viaje que has estado soñando durante mucho tiempo, al televisor más grande, o al nuevo coche.

Vamos a razonar juntos
Has comprado una casa, un gasto importante que te ha hecho perder peso en la cuenta corriente, y también has tenido que hacer una hipoteca; tienes dos hijos aún en edad temprana; la tuya es una familia de renta única.

¿Te reconoces total o parcialmente en este perfil?

Muy bien, sigamos adelante.

Si algo te hubiera pasado ayer, ¿cuál sería la situación económica de tu familia hoy?

Por supuesto, tu esposa podría conseguir un trabajo, y casi seguro que sus familias estarían dispuestas a hacerse cargo de la nueva situación.

¿Pero es esto lo que imaginas en el futuro (afortunadamente sólo hipotético) de tus seres queridos?

Hay que encontrar otra solución.

¿Qué solución?
A menudo las soluciones están al alcance de la mano, pero los prejuicios y la información errónea nos impiden encontrar la solución óptima: un seguro de vida.

Lo que te sugerimos que consideres es suscribir una póliza «temporal caso de muerte» que te permite proteger a tus familiares, proporcionando, en caso de muerte o de invalidez total y permanente, una cantidad de dinero que te ayudaremos a encontrar y que demuestra que los precios de seguros no son tan elevados.

Ya sabemos cuál es tu objeción, incluso antes de que la formules, por haberla oído tantas veces.

Está bien, pero quién sabe cuánto cuesta

La póliza «vida de puro riesgo» es la protección accesible a todos los bolsillos: piensa que, para un cliente de 40 años, no fumador, que quiere asegurarse la serenidad de salvaguardar a su familia con una suma de € 100.000, el coste inicial es de 145,00 euros (276,00 € por un cincuentenaño)

Sobre la duración y sobre el capital a asegurar podemos razonar juntos, pero queremos decirte ya desde ahora un par de cosas importantes: podrás permanecer asegurado hasta el 80º año de edad o podrás interrumpir el pago en todo momento; Puedes aumentar o disminuir el capital asegurado cada año a tu gusto; pueden cambiar tu estado de salud y tu seguro puede continuar según los parámetros iniciales.

En resumen, con unos pocos euros al mes te aseguras su serenidad.