Seguro de enfermedad: cada vez más frecuente entre los hogares

Los hogares con pólizas sanitarias son 1,7 millones, sobre todo en el norte y entre los trabajadores autónomos.

Aumentan las necesidades y las necesidades de la población y el Sistema Sanitario Nacional tiene dificultades para ofrecer un servicio siempre puntual a las familias españolas. En este contexto, las distintas formas de asistencia sanitaria privada complementaria son las siguientes: pólizas de asistencia sanitaria, asistencia social y fondos, entre los que el precio de seguro de vida lo ponen como la primera opción entre las familias españolas.

La distribución de las pólizas sanitarias entre las familias españolas
Según la última encuesta del Banco de España sobre los balances de las familias españolas en el año 2016, el 6,9% de los hogares decidió protegerse mediante una cobertura de seguro de salud, porcentaje en fuerte crecimiento con relación a 2014 (3,3%) y a 2012 (4,0%).

Se han asegurado 1,7 millones de hogares, valor en fuerte crecimiento con relación a los 0,8 en 2014 y 1,0 en 2012.

Los estudios hablan por sí solos

El estudio del Banco de España lleva a cabo cada dos años sobre una muestra representativa de la diversidad demográfica y socioeconómica de las familias españolas y dedica una sección al seguro de salud, que incluye tanto las pólizas de seguro de accidentes como las coberturas de enfermedad.

Los hogares asegurados tienen una cobertura media de 1,4, que ha aumentado desde el 1,06 y 1,1 de las encuestas anteriores. Las coberturas sanitarias tienen una principal incidencia al Norte, con los un 9,6% de las familias que estipuló al menos un contrato en del 2016, con relación a los un 4,9% y 5,6% registrados en del 2014 y 2012. Sigue el Centro España con el 8,3% (3,6% y 5,8%) y el Sur con el 2,1% (0,8% y 0,7%).

Los ingresos siguen afectando a la difusión de las pólizas entre las familias españolas, lo que aumenta la diferencia entre los grados de protección con respecto a los años anteriores. La encuesta divide la muestra examinada en cinco grupos de ingresos. El último quintil, el más alto, es decir, con ingresos superiores a 43.720 euros, tiene aseguradas el 19,1% de los hogares, porcentaje más alto de 19 puntos porcentuales con relación al 0,3% del primer quintil (hasta 14.932 euros de ingresos), frente a una diferencia de 10,6 en 2014 y 12,88 en 2012.

Según la encuesta realizada por el Banco de España, también ha aumentado la desigualdad entre las rentas de las familias españolas: frente a una renta media más alta, han aumentado las personas en riesgo de pobreza (el 23%), típicamente jóvenes del sur de España o nacidos en el extranjero. En cambio, la renta media de los hogares ha aumentado un 3,5% con respecto a 2014, tras haber experimentado continuas disminuciones desde 2006. También se incrementaron los hogares que consiguieron ahorrar en 2016, mientras que los endeudados disminuyeron, hasta el 21%.