¿Qué es el seguro médico?

¡Es la alternativa viable al sistema nacional de salud!

Las pólizas de seguro de enfermedad, que pueden conocer en cualquier comparadora de seguros, están muy extendidas en los países en los que el Estado no presta asistencia sanitaria. En los últimos años también están encontrando espacio en España debido a las lagunas y a los malos servicios que a menudo se presentan en nuestra salud pública, que por una parte garantiza cuidados sin gastos pero que a menudo resultan poco eficaces y con largos tiempos de espera.

Como sabes en España, a cambio del pago del ticket, el Estado garantiza prestaciones sanitarias «gratuitas» pero éstas tienen tiempos de espera muy largos, además la realidad nos enseña que dirigirse a profesionales médicos como cardiólogos, fisioterapeutas, oftalmólogos, etc… cuesta mucho.

el 51,7% de los pacientes renuncia a los cuidados debido a las largas listas de espera, que pueden superar incluso el año (fuente 6° Informe anual «Hospitales y Salud 2018»)

¡Estarás de acuerdo conmigo si digo que ante cualquier problema de salud tener una prestación sanitaria inmediata es f o n d a m e n t a l e!

¡Si tienes que hacer una cirugía, la elección de la Instalación para curarte hace la diferencia!

Un seguro de salud te permite que te traten en forma privada con rapidez con el reembolso total o parcial de los costes.

Pero dirigirse a Médicos privados y/o Instalaciones Sanitarias Privadas cuesta tanto y cuesta tanto y, como se ha dicho antes, la única solución para no arriesgarse a NO poder curarte es la póliza sanitaria.

Si consideras una póliza de seguro de salud, no pienses en el «precio» pero busca la solución correcta para proteger tu vida y tu futuro de salud y económico porque las pólizas de seguro médico tienen contenidos diferentes y pueden resultar ineficaces para tus necesidades.

Pero tampoco nosotros los intermediarios estamos totalmente exentos de responsabilidad: hacer cultura, información y formación es también nuestra tarea.

Un fenómeno muy preocupante corre el riesgo de frustrar los pequeños logros conseguidos con esfuerzo en la colocación de los productos de salud mediática, remitiéndonos a las cifras de 2001: empresas, mutualidades y fondos no siempre son rápidos en el pago de las prestaciones realizadas por sus asistidos y centros de diagnóstico, estudios dentales y clínicas privadas denuncian plazos de reembolso que se acercan a los 120 días de la fecha de la prestación. Sobre este fenómeno es deseable que el mercado se dé alguna norma o, una vez más, será el ciudadano y la credibilidad del sistema sanitario privado en su conjunto. Giancarlo Guidolin