5 consejos básicos para elegir un seguro médico

No siempre es fácil hacer malabarismos entre opciones, cláusulas, garantías. ¿Estás considerando suscribir un seguro de salud pero no sabes por dónde empezar? Aquí tienes 5 aspectos a considerar.

Aspectos clave

1. Estilo de vida

Este parámetro no solo es útil para elegir la cobertura ideal. En realidad, la prima de un seguro de enfermedad puede variar mucho según el solicitante, ya que se calcula sobre la base de diversos factores como la edad, el estilo de vida, el trabajo realizado, el estado de salud, etc.
En el momento de la firma, deberás proporcionar información sobre tu estado de salud, sin omisiones ni inexactitudes.
Por estas razones, deberías recibir una cotización personalizada y no basada en una compra estándar.

2. Servicios adicionales

Existen pólizas que incluyen servicios especiales además de las coberturas básicas. Pregúntate qué necesitas y qué no necesitas.
También hay que evaluar la red de estructuras y profesionales asociados a los que podrías acceder, en términos de capilaridad y calidad del servicio.
Aunque no está estrechamente relacionado con la póliza en sí, considera el servicio de asistencia de la Compañía de Seguros con la que deseas suscribirla: debe estar a la altura de tus necesidades, eficiente, dispuesta a intervenir rápidamente en las situaciones de emergencia.

3. Coberturas y límite máximo

Incluso la póliza más completa no cubre indistintamente todos los gastos relacionados con la salud.
Es importante saber que los seguros de salud no pueden intervenir (o hacerlo sólo parcialmente) en los problemas de salud preexistentes en la celebración. Pero no sólo eso, se excluyen a pesar de:

Gastos por abuso de alcohol, drogas y psicofármacos, incluso en el caso de accidentes causados precisamente por estas sustancias.
Dietas y asesoramiento nutricional
Gastos por interrupción voluntaria del embarazo y anticonceptivos, salvo que se indique lo contrario.
Preste atención al límite: esto representa el máximo gasto que la compañía de seguros puede hacer para reembolsar al cliente. Cuanto más alto sea el límite, más largas serán las coberturas, más alta será la prima a pagar.

4. Período de carencia

Hay un cierto lapso de tiempo desde la suscripción hasta la entrada en vigor de la póliza, también llamada «período de excedencia voluntaria»: en caso de enfermedad durante este período, los gastos sanitarios no están cubiertos.

5. Gastos anticipados

Las pólizas de seguro de enfermedad pueden intervenir de dos maneras: mediante el pago directo a la estructura, en caso de estructuras concertadas, o de forma indirecta, reembolsando al asegurado el importe pagado a la estructura.
En el caso de las pólizas de seguro médico a reembolso, el asegurado debe pues anticipar los gastos realizados, gastos que luego son reembolsados por la Compañía.
No hay que pasar por alto este aspecto: pregúntate si puedes sostener el anticipo de un pago a menudo importante.