¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA HERNIA LUMBAR, CÓMO DIAGNOSTICARLA Y CÓMO TRATARLA?

Las hemorroides son una patología muy extendida, que afecta principalmente a los hombres y que se manifiesta en diferentes etapas, las más graves de las cuales requieren cirugía. Tanto para prevenir su aparición como cuando se convive con este doloroso problema, es fundamental adoptar una dieta sana, que permita al intestino funcionar de la mejor manera posible y que reduzca los episodios de estreñimiento. En este artículo, por lo tanto, vamos a hablar de las hemorroides y la alimentación, con algunos consejos sobre los alimentos que prefieren y los que deben evitarse. Si tienes alguna duda sobre los servicios de una póliza de seguros, puedes informarte mediante un comparador de seguros de salud.

HEMORROIDES Y ALIMENTACIÓN: UNA CUESTIÓN DE FIBRAS

Las fibras alimentarias se encuentran especialmente en los alimentos de origen vegetal: se trata de sustancias orgánicas (hidratos de carbono, en general) que nuestro organismo no puede digerir y que tienen una gran importancia para la actividad intestinal.

Existen dos tipos de fibra, la soluble y la insoluble: la primera se disuelve en contacto con el agua y se combina con los macronutrientes, favoreciendo un sentido de plenitud. La segunda, sin embargo, absorbe agua en el interior del intestino y por lo tanto hace que las heces sean más suaves. Por estas razones, en la dieta de aquellos que sufren de hemorroides – no sólo en los períodos en los que se inflaman, sino también en general, con fines preventivos – la fibra alimenticia no puede faltar. ¿Pero en qué cantidad consumirla? El consejo es introducir en la alimentación diaria al menos 25-30 gramos, variando los alimentos que la contienen.

Veamos cuáles son los alimentos más ricos en fibra.

ALIMENTOS RICOS EN FIBRA
Las legumbres, los cereales, las frutas y las verduras son todos alimentos que contienen fibra, por lo que deberían ser la base de la dieta ideal para aquellos que tienen problemas de hemorroides. Los frijoles, las lentejas, los guisantes pueden ser un buen sustituto de la carne para reducir su consumo. En cuanto a los cereales, se prefieren los granos enteros y las harinas resultantes. Avena para el desayuno, cebada y germen de trigo para sopas y primeros platos o ensaladas, son todas excelentes alternativas a la pasta y al pan hecho con harina blanca.

Como sabemos, comer frutas y verduras ayuda a mantenerse saludable y a prevenir muchos trastornos, y ayuda a prevenir la aparición de este molesto problema.

PESCADO, CARNE Y CONDIMENTOS
Los alimentos simples y ligeros, en su mayoría de origen vegetal, deberían ser la base de una alimentación que garantice el buen funcionamiento de nuestros intestinos. No debemos olvidar que prevenir las hemorroides es prevenir el estreñimiento.

Pasta, arroz o cereales condimentados con extra virgen de oliva, en cuanto a los primeros, carnes blancas y magras, pescados magros en cuanto a los segundos, en cambio. Se recomiendan también las sopas, el caldo vegetal y las aterciopeladas. Otros alimentos que pueden entrar en la dieta son:

  • huevos, siempre que no estén fritos
  • leche
  • yogurt
  • quesos magros

Sin embargo, los productos lácteos en general deben consumirse con moderación.