¿Qué son los dolores musculares?

¿Por qué tantas personas sufren hoy de dolores musculares? Uno de los principales motivos de su difusión es nuestro estilo de vida: a diferencia de las generaciones anteriores, nos movemos mucho menos. Hacemos trabajos más sedentarios y utilizamos el coche para recorrer incluso pequeños desplazamientos. Practicando poca actividad física y muy poco movimiento nuestra musculatura es medianamente más débil y poco tónica.

Los músculos no entrenados, por lo tanto, ya no son capaces de soportar adecuadamente el peso corporal. En estas condiciones, la columna vertebral debe soportar sola el peso de todo el cuerpo y por lo tanto es más fácil ir a través de enfermedades y trastornos frecuentes, como el dolor de espalda, especialmente cuando la edad avanza.

También la postura tiene un papel muy importante en las diferentes formas de dolor muscular: a menudo no nos damos cuenta, pero mientras trabajamos en el ordenador, cuando conducimos el coche o pasamos la noche delante de la TV, asumimos posiciones no exactamente correctas, por muy cómodas que parezcan. Incluso dormir mal, es decir, en una posición no natural, puede ser perjudicial para los músculos, especialmente los de la espalda. Como respuesta a estas malas posturas se produce un aumento de la tensión muscular, con el riesgo de contracturas y dolores.
Por último, no se debe subestimar el estrés físico y/o psicológico que, en grado variable de individuo a individuo, puede agravar el nivel de contracción muscular y el dolor. Para conocer si una póliza de seguro podría cubrirte este tipo de tratamientos o diagnósticos, siempre puedes acudir a web de comparadores de seguros.

Las causas de los dolores musculares

  • Las causas más comunes de los dolores musculares son:
  • Lesiones, traumatismos y esguinces
  • Uso excesivo de un músculo en intensidad, frecuencia o «en frío»
  • Tensión y estrés.

El dolor muscular también puede ser debido a otros factores:

  • Toma de medicamentos, incluyendo algunos de los utilizados comúnmente para reducir la presión arterial (antihipertensivos), y algunos de los utilizados para controlar el colesterol en la sangre (estatinas);
  • Consumo de cocaína
  • Dermatomiositis
  • Desequilibrios electrolíticos (concentración insuficiente de potasio o calcio en la sangre). A veces están vinculados a una alimentación desequilibrada, otras veces a patologías específicas
  • Fibromialgia (también llamado síndrome de fibromialgia o síndrome de Atlante), enfermedad crónica caracterizada por dolor muscular crónico difuso asociado a rigidez.

El diagnóstico y las características clínicas siguen siendo controvertidos
Infecciones, incluyendo la gripe o la malaria:

  • Absceso de un músculo
  • Polio
  • Lupus
  • La polimialgia reumática.