Migraña, más que un dolor de cabeza

La migraña es una de las dolencias más tediosas que aparece en la vida cotidiana de cientos de personas. Es la segunda cefalea primaria más frecuente después de la cefalea tensional. Los síntomas de esta dolencia se presentan en diferentes aspectos como sociales, emocionales, laborales o físicos. La migraña es sinónimo de dolor punzante e incesante, el cual hasta podría ocasionar dolor crónico, depresión o ansiedad.

La migraña también es una cefalea primaria, donde el dolor puede durar más de cuatro horas sin el tratamiento apropiado. Este dolor puede ser de intensidad modera o severa. Aparece de forma localizada en la cabeza, acompañado de náuseas, vómitos e intolerancia a la luz y/o al ruido. Esta dolencia también puede aparecer por diferentes factores como el género o la edad.

MIGRAÑA SEGÚN EL GÉNERO:

El género también es un condicionante en la aparición de la migraña. Los resultados de los estudios realizados, afirman que aproximadamente entre el 2 y 10% de los hombres sufren este trastorno. En mujeres el porcentaje es aún mayor, entre un 5 y el 25%.

MIGRAÑA SEGÚN LA EDAD:

La edad es otro factor importante en la aparición de esta dolencia tan tediosa. La migraña aparece con mayor frecuencia entre los 10 y 30 años, apareciendo con menor frecuencia a partir 50 años. En la infancia puede aparecer en niños de entre 5 y 15 años, siendo el 11% se diagnostica la migraña en este rango de edades.

POSIBLES FACTORES DE SU APARICIÓN:

Existen diferentes causas de la aparición de la migraña. como la dieta, como la cerveza o el vino tinto, el café, el queso curado, alimentos en conserva e incluso el ayuno. También existen otras causas determinantes como el estrés psicológico, no descansar lo suficiente e incluso la variación del ritmo cardíaco.

Para poder mejorar la calidad del individuo, no sólo se atenderá al tratamiento farmacológico, sino que se tendrán que evitar los diferentes factores originarios. Hay diferentes tipos de migraña que aparecen con menos frecuencia, pero que si no se tienen en consideración pueden hacer sufrir al paciente un tratamiento equivocado.

El diagnóstico temprano de la migraña es imprescindible para mejorar manera sustancial la vida del paciente. Por ello es muy importante acudir a un buen especialista en neurología para abordar el problema de raíz, evitando así futuros males mayores. Por el contrario, el retraso en el diagnóstico dificulta su tratamiento en las primeras fases de latencia de la enfermedad, pudiendo ocasionar un importante empeoramiento en el paciente.

Deja un comentario